UN RECORRIDO POR LOS DISTINTOS SABORES DE PATRONATO

1 12 2010

Para muchos hombres, pensar en Patronato es sinónimo de acompañar sus mujeres a comprar toda la ropa que ellas sueñan. La ruta consiste en una larga y tediosa jornada de caminatas interminables, con un calor que pone de mal humor a cualquiera y hace que cada comentario de agrado por parte de las señoritas, se vuelva un estallido de cólera para los señores. Lo sé porque a medida que han transcurrido los meses en el barrio, lo he visto. Hombres de la mano de sus parejas, con una mirada perdida, como pensando qué es lo que hago aquí y por qué estoy aquí.

No muchos saben que en esta área se esconden los sabores más exóticos del sector norte de Santiago. En mi caso, cuando voy al barrio siempre invierto mi dinero en comida, quizás porque a menudo voy cuando toca la hora de almuerzo. En Patronato he comido en tantos locales existen, como en tantas tiendas de ropa que abundan y dan fama al barrio.

Es por eso que mi misión es informar y comentar qué tan divertida puede ser una experiencia gastronómica en Patronato. Como para que saque a comer a su mujer o que por último se de un pequeño lujo y compruebe en primera persona, que tan rico puede ser probar comidas extranjeras en Patronato.

En el barrio cosmopolita más grande de Chile, es probable que nos encontremos con una oferta gastronómica que para el padrón común de la gente suene o, mejor dicho, se deguste de una forma atípica y desconfiada. La cosa es entrar y probar sin que esperemos como resultado, una experiencia desagradable como comensales.

Vamos a partir con el sabor proveniente del extremo oriental del planeta. Sukine, en representación de la Corea del Sur. La neo-liberal si el lector la quiere llamar así. Recomendado por la Federación Nacional de Haikido Chile, un arte marcial coreana. Antonia López de Bello 244, es la dirección del local, que en su umbral exhibe unas imágenes de pedazos de carne puestos en una fuente, simulando el conocido asado chileno-argentino que a todos los amantes de la carne les fascina.

Le pregunté a un mozo qué es lo que eran esas carnes dispuestas en la imagen de la entrada. Recordé que antes había comido en un local de comida china un tipo de parrillada con carnes mongoleanas. Los mozos del local confesaron en aquella oportunidad que dichos platos servían para atraer al público chileno que aún se muestra un poco reacio a probar cosas nuevas.
En Sukine la cosa fue un poco distinta. El mozo me recomendó que pidiera Bul Go Ki, si hablábamos de parrilladas. Otras variedades de carnes a la plancha se condimentan con aderezos picantes que para el mozo no eran recomendables si era el primer plato de comida coreana que probaba.

El dueño de Sukine, Kim Tai llegado a Chile hace siete años no supo que decirme cuando le comenté que estudiaba periodismo.
–Hola, soy estudiante de periodismo— fue mi primer acercamiento. –Qué es eso— me respondió desconfiado. Inmediatamente llamó a una joven para que actuara como traductora entre los interlocutores. Mary, que atiende en el local, me comentó que muchas de las comidas tienen que ser adaptadas al paladar de los chilenos. El proveedor de verduras, la fuente esencial de la comida coreana es la Vega Central, ubicada a seis cuadras del restaurante.

La esposa del señor Tai, la señora Hoo, es la cocinera. Entre los ingredientes que les dan sabor a sus platos se encuentran: la soya, el ajo, aceite de sésamo, la pimienta y el vino. No solo de carnes coreanas se extiende la oferta de Sukine, también son famosos los calamares sazonados en aceite de oliva y ají.

Los precios parten en $3.500 pesos por una preparación acompañada de Kimchi (col China que se deja fermentar con ajo, ají, cebollín, sal y azúcar) además un plato menor como acompañamiento.

En los distintos foros de comida que existen en Internet, Sukine se lleva buenas críticas. Ambiente diverso, entre chilenos y asiáticos son los clientes que visitan el local, por tradición o por curiosidad. Lo que es seguro es que la gran mayoría sale conforme de él.

En la Indo-China encontré el segundo restaurante exótico del paseo por el Patronato gastronómico de hoy. Se llama Vietnam Discovery, una unión entre un francés su esposa vietnamita y un chileno dieron vida al que por ahora se posiciona como el negocio estrella de la comida internacional de Santiago. Los pedidos del Vietnam Discovery llegan desde, Providencia, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea. Y es que el local se encuentra en Recoleta, sí, en Patronato.

Lo bueno viene en frasco chico dicen por ahí, el restaurante no es espacioso. Llamativo es que mientras estás en el hall puedes ver a los cocineros llevando platos de un lado a otro.

Thuy Dominic, es una vietnamita de acento francés, amable me comentó de su llegada a Patronato. Me dijo que en un principio el local era del porte del la recepción, un espacio que no supera ocho metros cuadrados. Todo me lo contó mientras sostenía una revista. Era la Caras, que justo había escrito una columna acerca del negocio y de su popularidad entre los esnobs chilenos. Cabe mencionar el premio que la revista Weekend le otorgó al restaurante como el mejor restaurante precio/calidad del año 2010.

En la entrada siempre sirven Nem, un arrollado de camarón envuelto en lechuga y menta. Después la carta es abundante, siempre mezclando entre los sabores entregados por el aceite frito y los vegetales.

En el local, un puñado de gringos que conversaban con el administrador mediante un traductor. Al parecer el Vietnam Discovery no es sólo un placer culinario del que gozamos los chilenos, vienen muchos extranjeros a probar comida vietnamita al fin del mundo. Difícil de creer

Al final de mi estancia en Vietnam Discovery pude advertir que existe una profunda mezcla entre los condimentos vietnamitas y la cocina francesa, no por casualidad. Francia mantuvo su ocupación en la región de Indo-China, Vietnam, Camboya y Laos por mucho tiempo. Hoy se complementan para entregar un sabor distinto a la comida en un lugar tan lejano como Chile.

El Harissa tiene tradición en los paladares de las personas que conocen la historia del barrio. A las 13:20 p.m. pararse afuera del local de comida libanés puede ser una tentación muy grande para alguien que esté a dieta o en ayuno. Los inmigrantes árabes han dejado un legado de más de dos generaciones a cargo del negocio familiar que inició sus ventas en el año 1986 como distribuidora de Pan Pita, para las panaderías del sector oriente de la capital.

Precisamente a base de Pan Pita se arman los Shawarmas, la preparación de moda entre las jóvenes que quieren comer sano y sin grandes aportes calóricos a su dieta. Rellenos con carne y verduras los Shawarmas pueden ser aliñados con salsa de garbanzos, una pizca de diente de ajo y jugo de limón.

A María Ignacia de veintidós años, le fascina venir a comer al Harissa, dice que lo encuentra choro. Vive en La Reina, su pinta la saca en Patronato. Antes de ordenar mi Shawarma de $1.200 le pregunté por qué habían tantas mujeres sentadas y hambrientas. Me dijo que los Shawarmas no engordaban porque la masa (de Pan Pita) es muy delgada.

Atravesando todos los paralelos y meridianos llegué a una cocina que mediante el paso del tiempo se ha ganado un sitial en el paladar de los chilenos. Hablo de la comida peruana.

Será acaso su cercanía con nuestras tradiciones culinarias o más bien el empleo alternativo de distintos ingredientes que para la cocina chilena tradicional son desconocidos. Deiby Loyola León es la cocinera del restaurante Sabores del Perú, ubicado en calle Loreto 154 al final de Patronato.

Me encontré parado afuera de este local a las 1:24 p.m. Una hora en que el diente largo pesa para continuar con la jornada laboral. Empaquetando un pedido divisé por primera vez a Deiby, la que le daba recomendaciones a un tipo que en los dos extremos del manubrio de la bicicleta, llevaba bolsas con almuerzos que debían ser entregados.

Deiby me dijo que quizás los sazones con los que contaba la comida peruana, posiblemente hacían distinta su textura y por eso era tan apetecibles, sobre todo para los chilenos que a esa hora repletaban el local.

-Por $3.000 pesos te puedes llevar un almuerzo integrado por una entrada, un plato de fondo, un pisco sour y un postre limeño que deja contentos a todos— apuntó la mujer, que a todo esto era la cuñada del dueño del local. Mientras estaba en el local, apareció Jessica Gjuranovic, secretaria de la junta de vecinos de Patronato. Me comentó que la comida peruana era muy barata y rica. Por ejemplo de entrada le sirvieron sopa a la minuta. Aliñada con cilantro y un poco de ají es ideal para recomponer el cuerpo. De plato de fondo un pollo con alverjas y con salsa de soya, más una porción de arroz. En el Sabores del Perú lo llamaban pollo al aeropuerto. Además existe una conexión entre la comida China y la comida peruana, principalmente por el empleo de salsa de soya en la mayoría de sus preparaciones.

Las palabras de Jessica Gjuranovic fueron categóricas cuando le dije que venía del local vietnamita. –A no, ese es súper caro, es pa los cuicos—.

Terminada mi experiencia en el país vecino y en su rica cultura gastronómica me vino como un sentimiento de nacionalista empedernido. Por un momento pensé en las miles de veces en las que un completo salvador me quitó el hambre cuando andaba con bajón. Por eso me dije a mi mismo, debes ir por un poco de comida chatarra chilena ahora.

En santa Filomena me topé con el matrimonio de Carlos y Viviana. De acuerdo con las estimaciones de Carlos y las reconvenciones de Viviana, llevan diez años en el rubro de los completos dentro del corazón de Patronato. El hot dog más barato por $350 siempre dejaba con hambre y ganas de servirse otro, cuenta Carlos. Viviana por su parte recordó aquel día en que Daniel Muñoz y Benjamín Vicuña probaron de sus completos de $550 mientras grababan la serie Huaiquimán y Tolosa de Canal 13. Esto sin contar a los montones de oficinistas que por asunto de tiempo piden, pagan y devoran los completos de Don Carlos. En regla mantienen sus papeles, desde que el Ministerio de Salud les hizo regirse por un tipo de carros con los mínimos resguardos en materia de salubridad. Importante si consideramos que todos los productos que se venden en estos locales son preparados en la calle. La bebida no se las cobré por ahora. Me fui directo a consumir lo que desde que voy a Patronato me trastorna y me deja una deuda pendiente cada vez que abandono el barrio. El infaltable Mote con Huesillo, refrescante y que más encima te deja satisfecho. $350, el vaso chico, $500 el mediano $650 el grande, son los estratos en los que se divide el mote de todos los carros que ofrecen su incomparable sabor dentro de Patronato.

Tal y como lo dice la canción Perfect day de Lou Reed en el recorrido degustando los sabores de Patronato se pueden sacar diversas conclusiones. Más que analizar desde donde proviene cada comida, sus ingredientes, si está de moda, si engorda o si quedas con hambre, el arte de comer no se compara ni se sustituye por ninguna otra acción en el día y mejor si lo haces con una buena compañía.

Anuncios




PATRONATO: LA INCERTIDUMBRE DEL CAMBIO

10 11 2010

 

Las calles abarrotadas de vehículos. Las veredas atestadas de gente. Y en la esquina de Santa Filomena con El Manzano un puesto de refrescos que luce como una parada obligatoria para los visitantes que llegan hasta el Barrio Patronato. Es sencillo, los compradores piden un refresco, lo pagan y se van directo a recorrer las tiendas, que con 30° de calor a la sombra,  exigen que los compradores se hidraten para caminar por el barrio.

 

Son carros con cuatro ruedas los que ofrecen bebidas, golosinas y mote con huesillos.  Sergio Romero Martínez ha sido el encargado por siete años de atender a los clientes que buscan saciar la sed cuando regresan a su querido Patronato.

 

Que sensación le deja trabajar en Patronato, considera que es parte del Barrio

-Acá nos conocemos entre todos. Nos complementamos. Yo creo que los vendedores

(tiendas de ropas) nos necesitan, tanto como nosotros necesitamos de ellos. Juntos formamos Patronato. El trabajo es muy esforzado, pero cuando llego a mi casa me siento contento de trabajar en un oficio honrado y que tantos incentivos le entrega al comercio, local  y extranjero en el país.

 

¿Está al tanto de los cambios que a futuro vivirá el Barrio Patronato?

¿La remodelación? Algo vi en la tele y según los comentarios que hay acá, parece que nadie está muy conforme con el proyecto.

¿Poca información?

Sí, bueno no sé quizás yo no esté lo suficientemente informado para opinar si va a ser mejor para el barrio. La inquietud que tengo es que si estamos o no contemplados los vendedores que estamos en la calle dentro del proyecto o si será algo relacionado con los edificios.

 

A mí me contaron que los vendedores legales que están en calle no se sentían contemplados en la propuesta.

Sería tremendo por que hace algunos años nos hicieron regular el sistema de ventas de nuestros productos. Si usted se fija, todos los carritos son similares. El MINSAL acude casi todos los meses a verificar nuestras patentes, si estamos fuera del proyecto la verdad sería frustrante.

Lamentablemente nadie les da una respuesta

 

No, hasta el momento nadie se ha acercado a nosotros. Tengo entendido que no hay nada en concreto todavía, se tiene que debatir bien el asunto creo yo. Acá tienen que estar todos los hueones  contentos para que realmente se haga algo.





PLANES MAESTROS: SALVAR TU BARRIO O MORIR EN EL INTENTO.

10 11 2010

 

Barrio.

 Grupo de casas o aldea dependiente de otra población, aunque estén apartadas de ella.

La vida en comunidad, representa un complejo ejercicio que consiste en constituir en la vida de cada integrante de la sociedad, un rol de cooperación y de disponibilidad para entregar los espacios comunes, ubicados fuera del hogar, con el fin de convivir con los vecinos en un entorno apacible y complaciente.

Los barrios, lugares de recuerdos que incesantes pululan por las mentes de cada habitante, son también el reflejo de las conductas de sus componentes y en la práctica; del paso del tiempo por sobre sus calles.

En Recoleta suenan ecos de cambio. Bajo el alero de una consigna. Los Planes Maestros dedicados a la conservación y fomento de los barrios, parecen ser la solución a largo plazo producto de una pérdida del cuidado hacia el entorno y la vida en comunidad.

El presidente de la junta vecinal, atiende las consultas en su casa ubicada en calle Loreto. Su barrio no cuenta con una sede de reuniones en donde se debatan los problemas del sector. La opinión sobre los Planes Maestros toma forma de acuerdo a la realidad que su barrio vive

 

 

 

 

¿Cómo llegó la propuesta a los vecinos de un plan para mejorar Patronato?

 

-La Municipalidad en un comienzo, le entregó la tarea de realizar cierto tipo de estudio relacionando con los barrios del sector de La Chimba, a la facultad de arquitectura de la Universidad San Sebastián. La casa de estudios se ubica en el Barrio Bellavista, por ende son vecinos nuestros. Sus dueños, poseen acciones e intereses en empresas pertenecientes al rubro inmobiliario del sector de Patronato. Preferentemente de edificios de elevada altura que afectar la estética del barrio.

La Junta de Vecinos rechazó el primer acercamiento por parte de la Municipalidad a la institución superior, considerando la cantidad de intereses que poseen sus inversionistas y dueños, en transformar el barrio en un sector de altura con gran cantidad de edificios. Como podría decirse: Se abrieron muchos apetitos en el tema.

Es por esta razón que el municipio acogió nuestra petición y elaboró un concurso destinado a aquellas empresas desinteresadas y anónimas que quisieran edificar un plan arquitectónico para el Barrio Patronato.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Se contempló la opinión vecinal en el proyecto?

-El proceso de opinión o más bien consultoría ciudadana aún no ha terminado. Nos hicimos asesorar por un arquitecto y realizamos un curso de formulación de proyectos, ya que ésta es la primera vez en que se nos contempla para realizar una obra en la comuna.

Además realizamos una encuesta barrial, en la que tomamos los aspectos más reiterados en la opinión de los habitantes de Patronato[1].

 

¿Importa la integración en un barrio comercial como Patronato?

-Sin duda, generalmente no se nos toma en cuenta y se nos subestima. Recuerdo a un político que decía que para sus campañas, él no gastaba dinero en tirar panfletos por Patronato, porque nadie vivía ahí, según su criterio. La Junta de Vecinos busca la integración de todos. Chilenos e inmigrantes.

Volvamos a los Planes Maestros. ¿Comenzaron las conversaciones con la empresa Lipthay, ganadora del concurso?

 

-No, esperamos que su propuesta no pierda el pilar fundamental de la consigna por la que fue electa. La participación de los habitantes de Patronato en todo lo que conlleva la propuesta. Ellos ganaron el concurso y se harán cargo de los trámites que exige la realización del proyecto, pero aún no se ha logrado nada.


[1] Según el último Censo del año 2002, Patronato cuenta con una población de 2.099 personas.

¿Cómo? ¿Quiere decir que no se va a construir nada próximamente?

-La propuesta entró en una segunda etapa, serán seis meses en los que debatiremos sobre el futuro del estudio, junto con Lipthay, esperamos. Confiamos en que no hagan oídos sordos a nuestras peticiones y que tal y como lo prometieron, el trabajo se haga en conjunto, para así solucionar los problemas de nuestro barrio.

Hablando de los problemas, a grandes rasgos ¿Cuáles serían los más importantes?

 

-La delincuencia, aunque suene repetitivo, es muy común por estos lados. De noche tenemos que soportar el ruido de locales con patentes de cabaret y expendio de bebidas alcohólicas. Debido a que la Municipalidad de Providencia los autoriza a que realicen eventos desde el miércoles en adelante, el ruido en la semana es insoportable. Pero nadie se hace cargo, si las botillerías del sector sur de Recoleta por normativa deben estar cerradas a la media noche, las de Providencia e Independencia, mantienen sus ventas, dejando igual las cosas. Tiene que haber una regulación para todos.

Como segundo aspecto te puedo nombrar el deterioro de nuestro entorno. Existen dos puntos claros para nosotros. Que se identifiquen zonas en que el paso del tiempo ha caducado algunas edificaciones, el terremoto también ayudó a aquello, pero sin dudas lo que más nos molesta es la falta de cuidado de nuestros propios residentes, sumado a las condiciones en las que las calles quedan en las noches de juerga, dejan un triste espectáculo para los vecinos que sí se preocupan por mantener el ornato como corresponde.

¿Qué hay sobre la inclusión de las familias de escasos recursos en la implementación del plan?

 

-Se hicieron llamados por parte de las empresas que participaron en el concurso. Aproximadamente cinco de doce tocaron el tema impuesto por nosotros sobre el cuidado a las familias de inmigrantes, que en su mayoría son peruanos, los que se mantienen ilegales dentro de esta área. Nuestra idea es que no se les quiten sus trabajos ni sean desplazados o reubicados en otros sectores.

 

¿Y los vendedores de los carros apostados en las veredas? Ellos alegan que no se les tomó en cuenta.

-La obra aún no está definida, queda tiempo para trabajar en todos los aspectos que requiere la integración de todos los comerciantes al plan maestro. Los “paraguas” son integrantes legales del comercio, pertenecen a la cámara de comercio de Patronato.

Si bien existe una idea de proyecto. La cosa está en pañales todavía.

-La prensa mediatiza todo y hace que parezcan más próximos los cambios en el sector-

 

-Justamente.

Y hablando de temas económicos, los que mueven a este barrio. ¿Se espera un alza en los precios y en la adquisición de propiedades, cuando se implemente el plan?

 

-Bueno, el marcado se encargará de regular el sistema de precios que rijan las ventas de productos dentro de Patronato. Existe una inversión considerable de la municipalidad en el tema de los planes maestros. No sólo existe uno para patronato.

Desde Independencia se está trabajando en la rivera del Río Mapocho, pasando por nuestro barrio hasta llegar a la unión de Recoleta con Providencia en el patio Bellavista.





LAS 11 PROPUESTAS QUE PELEAN POR SALVAR PATRONATO

27 09 2010

¿Se imaginan un boulevard en plena avenida Loreto?  ¿La idea de integrar el río Mapocho navegable al entorno de Patronato? o la construcción de un paseo comercial en el corazón del barrio.

Algunas de estas ideas son partes las once propuestas enmarcadas en el proyecto “Plan Maestro y de Gestión Urbana para el Barrio Patronato” impulsado por la Municipalidad de Recoleta durante el presente año. 

El plan contempla la activa participación de los vecinos mediante un proceso de consultoría que pretende fortalecer el carácter social del barrio, mejorando su calidad económica y de espacios públicos.

Este último aspecto es uno de los más importantes para la Junta de Vecinos Andrés Bello N° 34. La que en su sitio Web anunció un comunicado señalando las peticiones vecinales requeridas por el proceso de consultoría ciudadana que exige el proyecto. Entre las principales consideraciones requeridas por la comunidad, destacan: La construcción de un barrio con edificaciones uniformes que no signifiquen la expulsión de familias de escasos recurso que hoy viven en el sector. Además se exige un aumento de vigilancia por las noches.

La falta de luminarias se nota cuando los compradores se van y los comerciantes apagan las luces de los locales. A eso de las 20.00 horas Patronato cierra sus puertas y las calles, oscuras, quedan desoladas, a la espera de una que otra alma que busca el éxodo apresurado de la zona. Según autoridades y vecinos el problema de la delincuencia se soluciona mediante la creación de nuevos espacios públicos que permitan integrar a la comunidad cuando los locales finalizan su jornada de ventas. La idea es quitarles de las manos el barrio a los delincuentes que atemorizan a la población por las noches.        

En el centro cultural de Recoleta, ubicado en calle Inocencia 2711, pasado Einstein, duermen las once propuestas que buscan remodelar por completo al barrio cosmopolita más grande de Chile.

Dentro de los atributos que presentó cada grupo de trabajo, integrado por arquitectos, ingenieros, paisajistas y comunicadores, se encuentran algunos puntos en común, acorde con las peticiones de los vecinos. La creación de plazas públicas de encuentro y recreación en las calles Santa Filomena y El Manzano, se reiteran en más de dos iniciativas.  Las mismas ideas se repiten al hablar de peatonizar las arterias principales que conectan la zona comercial, como también se plantea la construcción de subterráneos que acojan la  alta demanda automovilística que congestiona las calles durante el día.

Para los concursantes, la integración de Patronato al escenario capitalino no es menor. Se expone mediante distintos títulos una misma premisa, la de construir accesos más amplios en cada punto de ingreso al barrio. Sea por Avenida Recoleta o por el sector del Rio Mapocho, los profesionales consideran que el libre transito de los compradores, sumado a una actividad cultural alternativa al comercio, significaría darle vida a este singular barrio santiaguino. 

La muestra de las once propuestas, estará abierta para el público hasta el primero de octubre, día en que será trasladada al barrio Patronato. El jurado del concurso está compuesto por la alcaldesa de Recoleta Sol Letelier, integrantes del colegio de arquitectos y representantes de la comunidad del barrio. La licitación ganadora se conocerá el día 20 de octubre, recibiendo como premio la suma de $10.000.000 a repartirse entre los integrantes del grupo. La municipalidad de Recoleta espera que iniciativas como ésta se realicen en distintas ciudades del país ya que se mejora la imagen de lugares emblemáticos del país y le permite mejorar la relación de los vecinos con el entorno del barrio.





Patronato prepara masivas ventas en el mes de la patria

1 09 2010

Septiempre se comienza a sentir en Patronato. A menos de una semana de la llegada del noveno mes del año, los comerciantes del sector adornan sus vitrinas con todo tipo de productos que resaltan la figura de Chile entre sus diseños.

El ámplio stock de objetos mundialeros, acumulados en las bodegas desde junio, permiten a los vendedores contar con una generosa cantidad de mercadería nacional. Desde ropa para perros con los colores del pabellón patrio, camisetas de la selección de fútbol, tenidas de huaso para niños, hasta las populares vuvuzelas, son algunos de los artículos que más llaman la atención en los recorridos por los pasajes del barrio comercial. Los dueños de las tiendas esperan que las abundantes ofertas de precios dejen ganancias al término de las fiestas venideras.

Para tranquilidad de los clientes, carabineros cuenta con efectivos en tres puntos fijos, además de rondas constantes por el sector. Esto con el fin de evitar robos y la propagación del comercio ambulante en las aceras de las calles.